15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://jotitaenjapon.com 300

Comprando (y haciendo) tortas en Japón

0 Comments

El mundo de los dulces es Japón es muy distinto del que estaba acostumbrada. Aunque es un tema específico (hola, glotones!) me gustaría ahondar en él. Y después de vivir un año en el país me veo en la obligación de informarles sobre comprar y hacer tortas en Japón. ¿Me acompañan?

El tamaño es todo

Japón es país pequeño: sus ciudadanos son pequeños, sus calles son pequeñas, y así podría seguir. Y los dulces no se quedan afuera: las porciones que se compran en los locales estilo confitería, o bien en los cafés son COMPLETAMENTE pequeñas. Y además, son bastante caras.

Esto tiene que ver con la alimentación local: los japoneses -en general- parecen no tienen la voracidad de los latinos. Pero eso luego se ve reflejado en: a) sus cuerpos completamente flacos. b) en sus edades, ya que tiene una vida muy longeva.

El sabor del dulce

Pero el tamaño no lo es todo. Además de ello, el sabor del dulce es distinto. Algunos dicen que los locales tienen un paladar que capta mucho el sabor dulce, por lo que la dieta contiene cosas que replican ese sabor pero también lo bajan. En pocas palabras: el dulce no es tan dulce.

Una vez había llevado algunos alfajores de Havanna para compartir entre la familia de Hiro pero no tuvieron tanto éxito. «Son muy dulces», me decían. Así que las que sí tuvieron alta repercursión que aún sigue vigente fueron las galletitas de limón. ¿Será que el dulce de leche es muy meloso?

La dieta japonesa suele ser medio milagrosa: la gente come poco, bastante saludable (no muchas harinas, no mucho frito) y SIN DULCE.

Uno de los postres más populares es el anko, con el que se hacen los dorayaki. Son dulces que se encuentran recubiertos de una especie de bizcochuelo muy finito y adentro, rellenos de anko o pasta de porotos rojos. Aunque suena un poco extraño, déjenme decirles que son deliciosos. En general se comprar para llevar, recién hechos y calentitos.

¿Y las tortas en Japón dónde están?

Eso es lo que pensé apenas recorrí Japón. Las tortas se pueden encontrar en confiterías, en general, en las estaciones de tren. Esos lugares son mundos apartes, donde la gente hace sus compras antes de llegar a la casa. On the go. Pero también hay lugares de cosas dulces en el barrio. Por ejemplo, en el nuestro hay una espectacular que se llama Jardin Vert. La amo, pero sale cara.

Es la verdad: una porción de torta tiene el tamaño de la mitad de una mano femenina. Y cuesta alrededor de USD 5- USD 10 la porción.

Ni que hablar si es una torta entera, donde el valor puede escalar a USD 50 o USD 100.

Los japoneses aman la pastelería, la trabajan de manera minuciosa con detalles y diseños altamente originales. Pero no la comen mucho en realidad. Y eso está bien.

Mis experiencias dulces, tortas en Japón

En el supermercado podía encontrar algunos postres en polvito. Algunos se extrañaban que compraba los polvitos locales de tortas o bizcochuelos. ¡Acá tienen un precio extraordinario! Además hay más (mucho más) variedad.

Sin embargo, en una noche que venían unos amigos a cenar Hiro decidió intentar con una torta para hacer. Además, compró unos duraznos. Este fue el resultado, un poco pobre, ¿no?

Otra opción es ir a Starbucks donde tienen variedades dulces también accesibles. Pero creo que solo 2 veces compramos tortas grandes- que no sean las que llevé de Argentina en polvo-. Una fue para mi cumpleaños, la compró en realidad mi amiga Mariko para festejar un cumple conjunto. Fue carísima pero la dejé gastarlo ya que yo pagaba el alquiler del espacio donde festejamos.

Otra vez que recuerdo de comprar una torta grande fue para Navidad. Por es una fecha que culturamente se usa adquirir una torta para celebrar. Hay reservas que se hacen con mucha antelación. Nosotros la pedimos una semana antes y era hermosa.

Las demás compras fueron esporádicas: nos rendimos a comprar en el supermercado y fuimos siempre a Jardin Vert a buscar pequeños pedacitos.

Si están en el centro de Tokyo claramente hay muchísima oferta: desde la premiada panadería de Joel Robuchon hasta La Duree, en el mismísimo centro de Shinjuku. Acá les dejo un post sobre las mejores pastelerías de Tokyo, si quieren dar un tour.

Ahora se me hizo agua la boca así que me voy a buscar una torta. ¡Hasta la próxima!

PREVIOUS POST
3 nuevas atracciones en Tokyo que todos queremos conocer
NEXT POST
5 razones por las que amamos Shimokitazawa, en Tokyo

0 Comments

Leave a Reply