15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://jotitaenjapon.com 300

¿Cómo alquilar en Japón? Guía para argentinos (y quizás Latinoamericanos)

0 Comments

Curiosidad y miedo. Si sos de los que van a venir a Japón a vivir por un tiempo, por trabajo, por working holiday visa o lo que sea, probablemente sientas estas dos cosas. Puedo adivinar que si elegis Japón es porque hay algo que te atrae de este país y seguro ya has pisado este suelo. Ahora: no es lo mismo venir de vacaciones que venir a vivir. Y eso lo sabés.

La vida es Japón es muy simple, y si conoces el idioma aún más. Pero estuve en ese lugar y hay muchas cosas que se desconocen de este país, sobre todo de la vida diaria. ¡Y nadie te las dice! Así que, un poco porque me gusta escribir, un poco porque me parece que está ayudarnos, pensé que contarte algunas posibilidades de alquilar en Japón podrían servir.

A no desesperar, puede ser más fácil de lo que pensas.

Factor dinero y alquilar

El dinero que cuentes para venir a Japón es esencial. Y también las posibilidades que te puedan ir surgiendo antes y durante tu estadía en este país. Hay gente que puede buscar y conseguir trabajo desde Argentina y ya venir con una promesa de casa, asociada a ese trabajo. ¡Todo es posible!

Pero si te interesa conocer cómo podes alquilar de acuerdo a la cantidad de plata que tengas, estas son algunas ideas.

En el mejor de los casos, ya tenés un lugar donde vivir antes de viajar y eso está buenísimo. Te va a salvar de varias preocupaciones. En el peor, pero no tan malo, habrá que buscar. Estos son las opciones que se me ocurren posibles de cómo vivir en Japón:

Airbnb en Japón

Si tenés un presupuesto disponible, tenés que saber que Japón no es Buenos Aires en término de espacio de los departamentos. En Japón, especialmente en Tokyo donde yo estoy, el precio del alquiler de metro cuadrado puede salir muy caro.

Una vez dicho eso, Airbnb es la mejor opción. Aunque recientemente Japón vetó muchos lugares que no cumplían con las mínimas condiciones impuestas por el Gobierno, Airbnb todavía sobrevive.

¿Qué podés conseguir? De todo. Desde una habitación pequeña, hasta un departamento gigante. El promedio mensual de alquiler en Tokyo, por un departamento mínimo de 15 metros cuadrados es USD 500.

En mi segunda estadía en Tokyo hice una búsqueda para entrar este departamento, pequeñísimo, pero con cocina y baño y hasta lavarropas, y me di cuenta que lo mínimo que iba a gastar era eso. Podés ver el video de mi departamento mini aquí. Su ubicación tampoco era central, sino a mínimo una hora del centro de Tokyo.

Por eso el presupuesto mensual podés pensarlo entre USD 1.000 y USD 500 para un departamento privado. Después conseguirás habitaciones en departamentos compartidos, o piezas en la casa de familias.

Lo bueno: no vas a gastar dinero en muebles y en general los host son buena onda. No te piden ninguna codición, salvo algunos ver tu pasaporte y nada más.

Lo malo: vas a gastar más plata en alquiler todos los meses. Al menos más que un local.

Alquilar como un local

Los alquileres en Japón son vía inmobiliaria. Capaz haya alguno vía dueño directo, pero en general no es así. Si entendés y hablas japonés vas a poder leer y conocer las condiciones, lo cual es crucial cuando firmes un contrato. Hay inmobiliarias o más que nada compañías que se encargan de ayudarte a buscar tu departamento. Estás diseñadas para extranjeros, por lo que van a poder asistirte en español o inglés. Acá puedo contar la experiencia de mi amigo Sebas, que está viviendo acá y es argentino. Sebas estaba buscando un departamento porque se iba a cambiar de trabajo y el departamento se lo proveía la empresa, descontando mensualmente un fee directo del sueldo.

Estaba bastante abrumado porque no habla japonés, así que me pidió que lo acompañe a la agencia que lo estaba ayudando, ubicada en Shin Okubo, el barrio coreano de Tokyo. Cuando llegamos lo esperaba su agente, que hablaba inglés, pero le consultó si quería hablar con alguien en español. Como él dijo que no, siguió con esta chica japonesa. Ella ya la había pasado varias opciones por Line (mensajería) pero él no estaba seguro del precio.

La chica nos explicó que debía afrontar una serie de gastos básicos al comienzo del alquiler, como en todos los lugares del mundo. Al momento de comenzar su contrato, debía depositar alrededor de USD 2.000 en concepto de adelanto, fee para la empresa, cambio de llaves, seguro de incendio, entre otros. Estos fee realmente cambian en cada contrato, según las condiciones que indique su dueño y el valor del alquiler mensual.

En mi caso, yo realicé la búsqueda para alquilar con un agencia de alquiler local, pero solo pude hacerlo porque mi novio es japonés y él podía manejar todo. Con todo, me refiero a lo burocrático, el idioma y eso.

Un paso muy importante que te pide la inmobiliaria es un screening personal. ¿Qué es esto? La persona que alquila es analizada en base a cuánta plata hace por mes, antecedentes, entre otras cosas que no sé qué serán. A partir de esto, el propietario puede darte el ok. O no. Otros también pide garantía.

Volviendo al caso de Sebas, finalmente fue a ver el departamento. Pasó el screening, con una nota de su nuevo trabajo que aseguraba que estaba contratado por X sueldo. Además, tuvo que presentar algunos números de teléfono que apoyaran su candidatura. Todo esto lo hizo junto a la agencia y finalmente alquiló.

Por lo que alquilar como un local es posible, aunque por ahí más engorroso si no lo hacés con una agencia. E imposible si no sabés japonés y ellos tampoco hablan inglés.

Es muy importante en la búsqueda leer las condiciones del alquiler: algunos piden una suma de dinero para el dueño, que se ofrece como regalo. Otros tienen promociones de un mes gratis. Lo que podrías tener que pagar sí o sí es:

  • Dinero de la llave: tradición japonesa de dar uno o dos meses de alquiler al dueño, como una suerte de regalo que no se devuelve. Esto es tradicional pero muchos ya no lo piden. ¡Buscá que no lo pidan para ahorrar en tu alquiler en Japón!
  • Garantía: esto casi que todos los piden. Si no tenés a nadie que pueda ser garantía, hay empresas que funcionan como tal. Obviamente, deberás pagarles.
  • Depósito de seguridad: uno o dos meses de alquiler para proteger la propiedad, si al finalizar el alquiler está dañada. Pueden devolverlo como no.
  • Cargo de la agencia de propiedades: cobran por ayudarte a buscar las propiedades de acuerdo a lo que quieras.
  • Seguro: puede ser de incendio o de propiedad. Se paga una sola vez y no se devuelve.
  • Primer mes de alquiler, como en todos lados.

Lo bueno: vas a conseguir más oportunidades para alquilar. Si encontrás una agencia, te pueden ayudar aunque te cobrarán. Podés decorarla como quieras. El costo de tu alquiler en Japón puede ser menor. No tenés que preocuparte más por tu hogar.

Lo malo: si no sabes japonés, vas a necesitar ayuda de empresa. Vas a tener que firmar muchos papeles. ¡Cuidado con las condiciones y con el tiempo que dura el contrato! Además, te vas a tener que dar maña para contratar y hacer funcionar todos los servicios.

Decile sí a las casas compartidas

¡Esta es una buena opción! Hay muchas casas compartidas en Japón, sobre todo en Tokyo. Muchas ofrecen incluso actividades organizadas por ellos.

Conocimos a un chico japonés que es manager de una de estas casas. Esta es su casa compartida 634 Musashi en Asakusa. Él, como manager, siempre organiza clases de japonés, noches con comida de un país. Obviamente no estarás solo, viven alrededor de 30 personas en esta casa.

También una amiga de Hiro, Dorothy, que es china vive en una casa compartida en Chiba. Tiene su habitación privada y lo demás es todo compartido.

Si te gusta la idea puede ser una opción. Si no te bancas a la gente, claramente no. Los precios un poco más baratos que Airbnb, y si venis solo puede ser una buena idea. En el sitio de Oak House podés encontrar más opciones.

Lo bueno: algunas permiten alojamiento gratis si trabajas para ellos unas horas. Vivis acompañado y posiblemente podés encontrar nuevos amigos. Solo pagas el alquiler.

Lo malo: vas a tener que compartir y ser paciente a todos los habitantes de la casa. Si tu personalidad lo permite, es una buena idea.

Hostels

Muchos de los chicos que vienen con working holiday visa de Argentina hacen esto: reservan un lugar en un hostel por varios días hasta que llegan y pueden resolver finalmente su alojamiento permanente.

Los hostels en Japón son en su mayoría magníficos. La primera vez que vine a Japón me hospedé en el Oak Hostel Zen, cerca de Ueno y me encantó. Me sorprendió mucho lo bueno que son los hostels aquí: hay mucha limpieza, organización.

Lo interesante de esta modalidad es que si no querés gastar mucho dinero, o no querés gastar dinero en hospedaje, algunos hostels te dan una cama gratis a cambio de trabajo. Te recomiendo buscar en Workaway esta posibilidad. Mi amigo Adam, de Canadá, se hospeda así en Irori Hostel, en Tokyo.

Lo bueno: Podés dormir gratis a o buen precio. Los hostels tienen, en general, alta calidad en Tokyo. Son un buen lugar mientras definis qué haces.

Lo malo: Capaz tenés que trabajar. Y si no trabajas, deberás pagar por tu estadía.

Dormir en Japón gratis

Sí, dormir en Japón gratis es posible. Las claves de hacerlo son dos: Workway, que hablábamos recién y Couchsurfing. Ambos son sitios web, plataformas que alojan muchas posibilidades. Uso ambas y amo ambas, aunque en Japón no son súper conocidas.

Workaway te permite, mediante el pago de -si no me equivoco- USD 20 por única vez acceder a una plataforma de personas con empresas u oportunidades que buscan workawayers para ayudarlos. En Japón yo lo usé por 2 meses en mi primera visita, tuve la mejor de las experiencias. Pueden leerlo aquí.

A cambio de unas horas, en general 4 ó 5 horas de trabajo liviano te brindan una cama gratis. Algunos también te dan comida, pero no son lo más.

¿Cómo conseguis tu Workaway? Tenés que llenar tu perfil y enviar tu propuesta al proyecto que te interese. De acuerdo a cada, pueden querer conocerte por Skype, pedirte tu CV o simplemente aceptarte. Luego, acordas el día y hora en que vas a llegar a la casa y ya está. Muchos están pidiendo visa working holiday, ya que en Japón es ilegal tener voluntarios que no posean al menos cierto status legal.

Couchsurfing, según mi experiencia, es un poco más difícil. En Couchsurfing hay miles de viajeros que reciben y piden alojamiento. En Tokyo la comunidad internacional es muy grande, pero no sé qué tan grande sean la comunidad anfitriona. Mi amiga Kerstin, de Alemania, consiguió una chica que la hospedó dos noches y fue muy amable con ella. En mi caso, cuando traté de usarlo, solo me escribían chicos de dudosas intenciones. Usé solo una noche Couchsurfing en Himeji. Seguro que afuera de Tokyo hay muchas más oportunidades de ser alojado.

Pero ojo, los japoneses suelen ser privados con sus cosas y no suelen dejarte quedar más de 2 ó 3 noches, así que si conseguir un anfitrión es probable que sea por poco tiempo.

Lo bueno: conocer mucha gente, en general de distintas partes del mundo. Tener la experiencia de convivir con locales. Ahorras en alojamiento. Si es en Tokyo, eso significa mucha plata, que podés usar en otros viajes en Japón.

Lo malo: en Couchsurfing solo vas a conseguir como mucho una semana gratis. Luego, tenes que buscar otros rumbos.

PREVIOUS POST
50 cosas que aprendí sobre Japón
NEXT POST
Golden Week en Wakayama: el santuario de las niñas

0 Comments

Leave a Reply