15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://jotitaenjapon.com 300

Cómo es armar un departamento en Japón

2 Comments

Después de que me confirmaran mi visa working holiday para venir a Japón inmediatamente nos pusimos a buscar un departamento. Esto es algo que nunca tuve que hacer en Buenos Aires así que era una tarea nueva pero que incluía buscar el mejor precio, la mejor locación y el mejor tamaño. Es que en mi segunda estadía en Tokyo, de vacaciones, habíamos alquilado un Airbnb mega pequeño y no quería pasar por la misma experiencia. Trabajo desde casa y aunque no quiero estar todo el día acá, es importante que sea confortable para poder usarlo.

La búsqueda

La búsqueda de departamento en Japón puede ser bastante rápida si contás con emisarios en el lugar de destino, como Hiro. Básicamente, él se ocupó de ir a verlos y grabarme todas las visitas para ver cómo eran en persona. Además, otra diferencia con quizás otros viajeros, es que Hiro es japonés, por lo que alquilar es muchísimo más fácil en términos de idioma, páginas web, concertar visitas. Sé que muchos extranjeros eligen inmobiliarias o sitios especializados en ellos, sin embargo ahí la oferta es más pequeña y más cara. Quizás vengan amoblados o localizados en lugares más turísticos. Como yo no tenía interés en pagar más por ello, hicimos la búsqueda por nuestra cuenta.

Hiro visitó alrededor de 10 departamentos que habíamos seleccionado. El precio en Japón varía mucho de acuerdo a la ubicación desde la estación de tren. Ella es el centro de todo, desde donde la vida japonesa de una barrio crece y se desarrolla. También tiene que ver mucho cuán antiguo es el departamento. Y otro factor relevante para nosotros fue si cobraban comisión, si había que pagar por las llaves, o dinero de regalo para el dueño. Esto es algo muy común en Japón y se denomina reikin (礼金), es un monto que se le paga y no será devuelto. Algunas propiedades ya no lo exigen, así que buscamos esas. Otro elemento común es la garantía, que puede ser un familiar o una compañía que actúe de garante en caso de que no pagues tu renta. ¡Y hasta los hay que te regalan meses gratis por promoción!

El encuentro

Después de ver todos estos factores, además del factor «me gusta», llegamos a nuestro actual departamento, que es realmente muy distinto a los demás departamentos que habíamos visto: blancos, con piso de maderas en el mismo color, etc. Este departamento se distinguía porque está decorado con un papel en sus paredes que lo hace simular industrial, aunque en realidad sólo se trate de papel. Toda la propiedad, menos la cocina y el baño, están cubiertos y le da una singularidad especial. Eso nos gustó mucho. Además, está a 10 minutos de la estación de tren, en un segundo piso, con buenos metros cuadrados y con luz, algo muy muy importante también.

Deberíamos contar también que el departamento estaba señado por otra persona, que a los días se arrepintió y lo dejó libre. Así que aprovechamos la oportunidad y Hiro hizo todo para alquilarlo. El proceso pareció ser muy fácil y a los pocos días ya teníamos las llaves. Algo interesante es que le dieron las llaves a Hiro aún cuando el contrato no había ni comenzado, confiando en que no será ocupado antes de tiempo, cosa que no sucedió ya que yo todavía no tenía mi pasaje en avión.

Una vez que se hizo la transferencia, el proceso ya estaba cocinado. Ahora teníamos que empezar a buscar cosas para equiparlos. En Japón, la venta online es muy alta pero la realidad es que para muchas cosas no sirve. Al menos a mi me gusta ver el producto enfrente mío: ver la textura, la tela, el tamaño real. Pero como yo todavía no llegaba, adelantamos comprándole a un amigo de Hiro la heladera, el horno y el lavarropas. En Japón, hay muchas oportunidades de comprar, por ejemplo, objetos de segunda mano que son muy baratos. El tema de deshacerse de la basura suele ser costoso, por lo que muchos venden sus cosas a estas tiendas para deshacerse cuando lo necesitan.

A los 2 primeros días desde mi llegada los dedicamos a comprar: desde las tiendas de todo por un yen (o sea, todo vale USD 1) y venden de todo lo que puedas imaginarte, hasta casas de decoración como Nittori y lugares de segunda mano. Recordando mi proceso de mudanza en Argentina, y la plata y lo caro que estaba todo, en este caso me pareció bastante más accesible. Pero puede ser que también mis ingresos eran distintos y no dividía todo por dos (con Hiro) sino que recaía todo en mí.

Hoy, a casi 20 días de la llegada a Japón, aún no tenemos todo listo. Recién hoy llegaron unas lámparas para poner en el living, en unos días llegará el sofá y nos queda pendiente la mesa y las sillas. ¡Pero al proceso le falta poco y eso me pone contenta!

PREVIOUS POST
Observaciones desde un café
NEXT POST
Reconocer a las hadas

2 Comments

  • 28.03.19 AT 11:56 am
    camila

    Que recomendarias para los que van con la visa pero no tienen contactos en japon. Tratar de buscar un departamento para largas estadias o mejor repartirse por hostels, airbnb o guesthouse? mas que nada por tema dinero, ya que en un post que hiciste de alquiler me parecio super salado el precio de los alquileres XD

    REPLY
    • 29.03.19 AT 4:53 am
      Jotita

      Camila, quizás recomendaría un shared house para comenzar. Pero depende qué tan sola o acompañada quieras estar, cuál sea tu preferencia de lugar donde quedarte, etc. ¡Es muy personal! Pero el shared house me parece que puede ser convoniente en muchos sentidos.

      REPLY

Leave a Reply