15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://jotitaenjapon.com 300

¿Cómo es una manifestación en Japón?

1 Comment

«Cuando descubris que no hay dureza, no hay falta de educación, no hay deshonestidad, no se rompen las leyes y aprendes que la condición social ha sido siempre la misma por siglos, estas tentado de creer que has entrado a un dominio de moralidad superior de la humanidad»

Lafcadio Hearn en Japon, un intento de interpretación

La verdad es que no sé bien dónde empezar a contarles cuán extraño fue para mi ver una manifestación en Japón. Por distintas razones históricas, sociales y hasta económicas, Japón ha tenido pocas manifestaciones históricas como sí se conocen en otros países. Viniendo de Argentina, donde la protesta social es moneda corriente, me asombró mucho ver esta forma de manifestación pública.

Era septiembre cuando andando por las calles de Kyoto con una amiga suiza nos encontramos con este pequeño espectáculo. Primero, no entendíamos de qué se trataba. Algunas personas andaban por la calle con carteles, con la policía andando a su lado y una persona clamando consignas que no sabía entender. La mayoría de la gente ni los miraba y la verdad es que eran súper pocos. Como pueden ver en el video a continuación, se trataba de un grupo de menos de 15 personas andando por un costado de la calle.

Una de las cosas que más me asombró que es la mayoría eran personas grandes, hermosos viejitos con pequeños carteles. ¿Qué pasa en Japón con los jóvenes? Mientras en otras partes del mundo, son los jóvenes quienes encabezan y organizan protestan, en las calles de Kyoto eran los más grandes los protagonistas de esta pequeña marcha.

¿De qué se trataba la marcha? Si bien en el momento no pudimos saberlo, luego entendí (gracias a mi sensei!) que era una pequeña protesta por el uso de reactores nucleares en Japón, que ya en el último terremoto del año 2011 en Fukushima demostraron ser falibles y peligrosos porque podían liberar energía nuclear en las poblaciones cercanas.

Estas personas protestaban para generar conciencia por el desastre que podría volver a producirse en caso de que otra central nuclear fallara luego de un tsunami o terremoto. Las personas personas a su alrededor esperaban tranquilamente el colectivo, sin inmutarse.

Quizás por su edad, estos protestantes mega pacíficos hayan conocido los desastres de la Segunda Guerra Mundial en Hiroshima y Nagasaki y tuvieran más conciencia de lo que en realidad podría pasar en Japón si siguen usando reactores nucleares para producir energía.

Si bien Japón no es un país con altos niveles de protesta, últimamente la sociedad ha aprendido a decir que no a los reactores nucleares, después de tanta historia con el tema, y han organizado marchas para impedir la instalación de este tipo de energía en el territorio nippon. Aún así, esta protesta era singular.

Me pregunto si alguna vez vi una protesta tan pequeña pero significativa en mi país. Quizás el tamaño o el ruido no importe en algunos casos y sí la conciencia de un pueblo respetuoso que no quiere que las próximas generaciones tengan que pasar por períodos horrorosos de una historia que parece pecar de repeticiones.

PREVIOUS POST
5 imperdibles de Osaka
NEXT POST
El hermoso desafío de aprender japonés

1 Comment

  • 26.02.17 AT 4:49 pm
    Susana

    Que buena reflexión Jotita!,,Esto nos demuestra que la fuerza y credibilidad no está en los grandes tumultos y alzando la voz por sobre el otro.Ellos manifiestan por algo que ocurrirá en el largo plazo,aquí es el reino de la inmediatez,por eso fracasan todos los proyectos,nadie planifica para otras generaciones

    REPLY

Leave a Reply