15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://jotitaenjapon.com 300

Un asado en Odaiba!

0 Comments

La mañana del sábado estaba lista para explorar uno de los barrios más lindos (en mi opinión) de Tokyo: se llama Shimo Kitazawa y es bien bohemio, lleno de casas de ropa usada, barcitos con mucha onda, todo vintage. Llegué demasiado temprano: todo estaba cerrado antes de las 11 am. Así que me dispuse a desayunar tranquila: un panini, con brownie y té. Mientras estaba en esta tarea engorrosa (!) me llegó un mensaje de Yamato. A Yamato lo quería conocer desde el principio porque incluso antes de viajar acá, él se contactó conmigo para hablarme de la ciudad y hacer planes. Pero por alguna que otra razón, hasta el momento no habíamos podido vernos.

Me dijo que había un asado en Odaiba organizado por una amiga de él, que consistía en un encuentro de hispanohablantes y japoneses. Que me podía encontrar en una hora en Shinjuku para ir juntos. Así que no dudé, y dije que sí. La salida a Shimo Kitazawa quedó medio inconclusa pero ojalá pueda volver.

En Shijuku me esperaba Yamato. Nos fuimos charlando en su perfecto español para Odaiba y al llegar el grupo ya nos estaba esperando. Lo bueno de Japón es que si hay un grupo siempre va a hacer todo junto, lo malo: si llegas tarde, el grupo también va a estar ahí retrasado. Llegamos medio tarde pero todo fue a último momento.

En el parque había muchísimos grupos haciendo picnic, y entreteniendose. Si bien ya había ido a Odaiba, la isla artificial en frente a la Bahía de Tokyo, nunca había ido a ese parque. La organizadora, Kimie, era una japonesa de mi edad que amaba hablar español y había tenido esta brillante idea. Nos contó un poco y nos fuimos presentando. Había mitad de japoneses, mitad de hispano hablantes de España, Colombia, Argentina. Fue súper lindo. Uno de los chicos japoneses estaba encargado del asado así que me acerqué a ayudarle: además de español, hablaba portugués porque ama Brasil. Estaba en mi salsa. Cocinamos carne de bife, carne de cerdo, vegetales, yakisoba, arroz, papas, salchichas. Había demasiada comida.

También conocí a Maca, una chica de Argentina de 30 años que está viviendo en Japón y estudiando con una beca para cine. Me contó su historia en detalle, y me dió esperanzas de que algún día no muy lejano pueda estudiar también acá. Ella me pareció súper interesante, es de Mendoza y me contó que después de su primer viaje a Japón que duró un mes, no pudo dejar de pensar en volver. Es la primera argentina que vive acá que conozco, y a pesar de las cosas que contaba no tan buenas, se la veía contenta.

Kimie y su amiga

Kimie y su amiga

El día estaba bello, todos sentados alrededor de la mesa charlando desde distintos lugares y distintas situaciones. Todos los japoneses que estaban ahí se interesaban por el idioma español, muchos de ellos habían vivido en España, otros habían viajado a América Latina. Me pareció bello.

La comida era exquisita, y no paraba de llegar. Creo que fue un encuentro de mi parte no planeado, pero que resultó una sorpresa genial. Después, ordenamos todo al estilo japonés (rápido y eficiente) y nos fuimos a un café a seguir charlando del idioma, de cómo se dice esto y aquello. La mayoría de los chicos que hablaban español también hablaban casi perfecto japonés. Y vivían en Japón. Esto fue una inspiración gigante a que estar acá es posible.

Maca con los chicos de España y Japón

Maca con los chicos de España y Japón

Después nos despedimos, con una sonrisa todos por habernos conocido y ojalá que haya una nueva salida, quizás karaoke, así podemos continuar nuestra charla e intercambio.

img_6151

PREVIOUS POST
Tanto deseos en Meiji Jingu
NEXT POST
Kyourakutei: el mejor soba del mundo está en Tokyo

0 Comments

Leave a Reply