15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://jotitaenjapon.com 300

El paraíso de las telas en Tokyo

3 Comments

No sé muy bien cómo aparecí interesada en las telas en Tokyo, pero Japón despertó en mi el gen de la manualidad. Desde que estuve en Okayama, donde Nao-chan nos mostró y enseñó cómo hacer sus remeras para Nano Village, cómo hacer mermelada, origami, y demás, pensé en cómo podría aplicar en mi vida estos nuevos conocimientos. También cuando estuve en Matsuyama con Pao, ella me enseñó cómo hacer bolsitas de papel, y vi qué divino tiene su departamento. Desde entonces, quiero eso de Japón: la inspiración. Convertirme en una japonesa, apreciar los trabajos manuales, dedicarles tiempo y esfuerzo. Creo que todas las mujeres japonesas de una forma u otra tienen esa virtud, aprendida quizás desde chicos, entramada en el medio del alma femenina de Japón.

img_6024

Entonces encontré que había una calle en un barrio cerca del mío donde vendían telas de todo tipo y tamaño. Y como es Japón era obvio que una se iba a enamorar de cada pedacito de lo que mostraran. El barrio de las telas se llama Nippori, son aproximadamente unas 15 cuadras donde uno al lado del otro se encuentran casas de telas: algodón, interior, cuero, bordados, etc. Las hay de todo tipo y tamaño. Hay mucho saldo, pero también variedades increíbles que yo jamás vi en otro lado.

¿Qué sé de telas? No sé nada, solo que tengo un departamento en Buenos Aires que tiene que ser decorado así que aproveché la ocasión para abastecerme de telas divinas que van a ser mantel, fundas, etc. Los precios me parecieron buenos, pero la realidad es que no tengo punto de comparación porque nunca creo haber comprado telas en Argentina, más que para algún disfraz.

En Nippori, las japonesas se agrupan en los saldos, chusmean, chequean, compran. Con las telas, ellas pueden hacer muchas cosas: desde envolver regalos, hacer bolsos, hacer ropa, decorar la casa. Las telas en general vienen de 1.40m de ancho y se venden, como en otros países, por metro.

img_6026

En una de las casas, que se llama Tomato, habían más o menos 50 mujeres esperando para comprar. Fui a ver de qué se trataba y me di cuenta: era un de las casas con los mejores patterns y precios. Ahí compré 2 tipos de telas distintas. Me daban ganas de comprarme todo,  y capaz vuelva por más. Japón tiene los colores, la delicadeza, la finura también en sus telas. Si alguna vez vienen a Tokyo, no se lo pierdan!

PREVIOUS POST
Locura en el karaoke!
NEXT POST
Colados en el cielo de Tokyo

3 Comments

  • 01.12.16 AT 2:18 am

    Querida Jotita,me ha encantado este apunte sobre las telas en Tokyo,por dos motivos .Uno de ellos porque adoro los trapos y te confieso que literalmente soy capaz de transformar una cortina de baño en en un vestido ibicenco o una manta en un bolso.Pero el motivo más importante,es porque tengo un hijo en Bcn que se dedica al diseño textil,confecciona los patterns para las telas y esta nota me resultó especial.Lo invite, a leerte,le pareció deliciosa tu manera de escribir y aseguró que le gustaría pasear por ese barrio de Tokyo.A quien leeré a tu regreso Jotita,ya te echo de menos!!!!🌹

    REPLY
  • 15.10.18 AT 11:10 am
    Rene

    Gracias por compartir esta experiencia, ¡saludos!

    REPLY
    • 16.10.18 AT 4:22 am
      Jotita

      Gracias por leerme 🙂

      REPLY

Leave a Reply