15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://jotitaenjapon.com 300

3 días en Hiroshima (parte 3): Isla de los conejos

0 Comments

Japón es uno de los países que más islas de cosas raras tiene. Conocí la existencia de Okunoshima, la isla de los conejos, gracias a un comentario en Trip Advisor. No es un lugar tan turístico para extranjeros porque cuesta bastante llegar y en general cuando vas a Hiroshima, no se sale de la ciudad. Guada había visto un video de YouTube sobre esta isla y le gustó la idea así que nuestro tercer día en Hiroshima lo pasamos allá.

Como les decía, llegar no es fácil: hay que salir desde la estación de trenes con rumbo a una ciudad desconocida (Takehara) a más o menos 2 horas de Hiroshima, tomar un ferry que sale con poca frecuencia -en general- y llegar. La isla tiene además un costado medio siniestro y aún no se sabe bien quién o por qué están esos conejos ahí.

Lo siniestro es porque Okunoshima fue en tiempos de guerra un lugar donde los japoneses tenían, en secreto, fábricas de gas y aún quedan los restos de las estructuras que dieron vida a ese macabro experimento. Algunos dicen que los conejos se usaban antiguamente para testear el gas, lo cual no quiero ni pensarlo porque sería horrible. Otros dicen que niños de una escuela los dejaron abandonados y la isla comenzó a poblarse porque ya sabemos el dicho «se reproducen como conejos».

En fin, cuando llegamos a Tadanomi, después de 2 horas en tren andando por la costa de Hiroshima, entre dormidas y despiertas, el ferry ya había salido. Esperamos haciendo un picnic con lo que habíamos llevado desde la ciudad y después llegó el barco y nos fuimos. El recorrido en ferry es pequeño, pero está bueno para tener un panorama de toda la isla -que no es grande- y de las otras islas de Seto que hay alrededor.

ferry

En el barco, un hombre grande nos regaló una postal de sus propias fotografías a Guada y a mí y nos quedamos charlando un rato con él. Al llegar, ya se veían venir los primeros conejos. ¿Hay muchos conejos? Sí, los hay pero como se van desplazando por la isla no es que están todos juntos en un lugar. Los hay lindos, feos, más salvajes, más hambrientos, más bebés.

Recomiendo llevar más de una bolsita de comida que venden en el puerto de Tadanomi únicamente, porque los conejos están hambrientos. Algunos les llevan también zanahoria cortada y demás vegetales. La mayoría de los japoneses les teme un poco porque son bastante desaforados cuando se dan cuenta que puede haber comida.

img_5022

En mi caso, en los primeros 5 minutos un conejo se creyó que mi mano era comida y me dio un mordiscazo en el dedo que me lo hizo sangrar. Tienen dientes espectaculares y un hambre voraz.

img_4875

Caminar por la isla puede llevar alrededor de 2 horas. Además de conejos, hay vistas espectaculares, hay playa y lugares para hacer picnic. Hay miradores, más conejos y hasta un resort. Pero también están los restos de estas fábricas de gas que no son para nada bonitos. En uno de ellos, Guada me dijo que había murciélagos.

img_5014

Los conejos son hermosos, algunos se pelean entre sí y es gracioso ver los saltos que pegan, como se duermen o cavan su madriguera. Volvimos agotadas en el ferry y después con 2 horas hasta llegar a nuestro departamento en Hiroshima. ¡Pero valió la pena!

img_4924

img_4944

PREVIOUS POST
Finde entre limones, mandarinas, puentes y niños
NEXT POST
Vuelta a Osaka

0 Comments

Leave a Reply