15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 http://jotitaenjapon.com 300

Reflexiones sobre Japón

1 Comment

Creo que Japón es difícil de entender desde afuera, que hay que mirarlo a los ojos, a esos ojos hermosos, pequeños, rasgados, que parece que se cierran pero te abren. Que parece que no ven, pero lo ven todo. Creo que hay que estar acá para decir que los japoneses son hermosos, que hay caras perfectas y que aunque aún no llegué a ese alma, voy a seguir intentando en cada posibilidad que tengan.

Japón te enseña porque contrasta, porque no es igual y ay cómo amo y aprendo de sus diferencias. A veces pienso que ya no quiero ser brasilera, que quiero ser una japonesa más. Claro que pienso críticamente de ellos en algunos aspectos pero si no fueran así, no serían como finalmente son.

Y tengo esta pequeña teoría que aunque aún no he llegado al alma japonesa (si la hay), he empezado desde la niñez, que es un lugar natural para empezar y que explica mucho de lo que viene después. Dejo que el viaje me guíe, que hay fuerzas muy sabias que están haciendo y por ello estoy tan agradecida.

Cada vez más cerca de acá, más cerca de este mundo y yo que quería encontrar la simpleza pero encontré mil cosas más.

Mi pequeña teoría dice que una puede llegar a conocer a alguien por lo que hace («Por sus frutos, conocerás el árbol..»), por lo que sale de sus costados internos, porque eso lo refleja, es un reflejo de alguna parte de su alma.

Y que entonces, siguiendo esa premisa, y teniendo en cuenta lo que veo, lo que me hace sentir lo que veo- que es bello- entonces el alma japonesa debe ser hermosa. Quizás esta teoría sea errónea, pero es lo que pude deducir hasta ahora. Lo que sale del alma japonesa tiene una belleza precisa: la comida, la ropa, la naturaleza, las cosas que producen, el diseño. Todo es lindo, entonces ¿por qué no pensar que esto es un reflejo de lo que hay adentro?

A veces me siento en otro mundo, un mundo al que vine y que me cambia y me enseña. Un mundo que exploro paso a paso, y se abre poquito a poco. Como puede. Y que me abre, al mismo bendito tiempo.

PREVIOUS POST
Una noche en Kobe
NEXT POST
Mi vida en Okayama

1 Comment

  • 06.10.16 AT 12:30 pm
    silvia

    Que hermoso que es ,lo que nos trasmitís día a dia

    REPLY

Leave a Reply